Sin lugar a dudas uno de los mejores poemas que he leído nunca.
La sonoridad es sencillamente maravillosa y el paisaje dibujado es fantástico.

Letras & Poesía

IV

Ahora dudo de mí mismo, de mis rezos

a la vida. El sol calienta mi rostro

pero no revive lo que yace dormido

desde hace tanto tiempo.

Hay un duende que viaja por el gris de mis espacios,

me llama con voz trémula,

dice que huelo a derrota,

que el cielo es azul al borde de mi pena,

que hay nubes que vuelan esperando que las monte,

y un sol detrás de las montañas negras

del valle en el que habito.

Hay un espejo retirado de mi mano

que refleja la imagen que soy en este instante,

que he de romper con el coraje que tengo entumecido

para mirarme luego en sus pedazos.

Y hay un espejo más, allá,

que refleja la imagen que yo era,

que he de alcanzar para ponérmelo en los ojos

y ver, detrás de él, mi vida antigua aniquilada.

V

Mis horas se han…

Ver la entrada original 139 palabras más

Anuncios