Varita súbita escondía

entre guirlache y opalina

el tenue brillo de tus ojos.

Bajo su hechizo azur

trastabilló mi paso.

 

Gotas tu lagrimal vertía

de su costra leve y salina

barriendo los viejos despojos.

Ufano cual tahúr

me deleité en su ocaso.

 

 

Imagen extraída de: http://www.buhola.com/3/2016/%C2%BFCuantas-veces-lloran-las-mujeres-y-los-hombres-al-ano/56df1bc25ce9c2863c8b1c5d

Anuncios