La frase de hoy la he escrito yo mismo en respuesta al conmovedor poema “Tened presente el hambre” del compañero Luis Perronegro en el blog “El poder de las letras”.

Si se la hubiese leído a otra persona la publicaría igual, que quede claro.

Necesitamos ser conmovidos para despertar de la anestesia de los insensibles y poder poner en práctica lo que Jan Patocka vino a llamar “la solidaridad de los perturbados”.

Carlos Cercós Pérez

 

Anuncios