(inspirado por el desolador comentario “Motivos para odiar” del blog “Mundo Callado”.)

Hay situaciones extremas y desoladoras en la sociedad.
Sin embargo no podemos responsabilizarnos de todo el dolor y el sufrimiento ajeno (no podríamos gestionarlo).

Frente a este horror podemos hacer diversas cosas, complementarias entre sí:

1: Aprender a ver también las cosas buenas de la vida: las situaciones en que aflora el altruismo, la ayuda, la compasión… Hay cosas horribles y cosas maravillosas en el mundo, y las noticias demasiadas veces nos intoxican con las primeras sin compartir las segundas.
2: Hacer algún gesto nosotros mismos para sentir que el mundo es un poco mejor (voluntariado, actividades sociales, implicación política…lo que sea). Eso nos hace sentirnos más dueños de nuestra existencia y reduce la sensación de desamparo. Además nos hace reconectar con la sociedad, y contribuir con nuestro granito de arena.
3: En la linea del punto 2, debemos centrarnos en nuestro ámbito de influencia. Hay muchas cosas que no podemos cambiar (o que muy difícil) como las guerras, las decisiones de los políticos, etc. pero hay otras tantas cosas que si podemos hacer. Liberémonos del peso de aquello que no podemos controlar y centrémonos en aquellos aspectos en los que si podemos actuar (nuestras relaciones personales – familia, amigos, trabajo- nuestra comunidad – vecindario, barrio, pueblo/ciudad, región…).

Con estos tres “cambios de chip” podremos vivir más felices, ayudando a los demás a poder hacerlo también.

 

Imagen extraída de: http://www.antiguedadestalavera.com/producto/binoculares-nacar/

Anuncios

8 comentarios en “Cambiar la mirada

  1. Reconozco que hay casos de corrupción y gente que se aprovecha. Hay que ser consciente y aprender a discernir.

    Pese a ello vale la pena implicarse en cosas y poner nuestro granito de arena. La mayor diferencia que podemos marcar en la especie humana somos nosotros mismos y nuestros propios actos.

    Me gusta

  2. Muy buen pensamiento pero ¿intentaste entrar en voluntariado, actividad sociales, implicación política…o lo que sea?

    Hay mucha hipocresía detrás. Generalmente lo primero que te piden es colaboración económica, independiente de si puedes aportar conocimientos, tiempo, voluntad de colaborar y cambiar el estado de cosas. Si lo hacemos ese dinero va a parar a manos de personas que no sabemos qué harán con él. Y si son reconocidas como ONG tienen fondos de sobra para administrar y no quieren interferencias en la administración que puedan controlar la gestión directiva para mejorar la calidad de los servicios públicos.

    Me encanta la positividad. Estoy bastante escéptica sobre la especie humana, tal vez.

    Le gusta a 1 persona

  3. Totalmente compañero, ‘no podemos responsabilizarnos de todo el dolor y el sufrimiento ajeno’, así es. Pero como dices, hay muchas cosas que podemos hacer para ser felices y valorar lo que nos rodea, que es mucho y muy bello. Podemos aprender a escucharnos, dedicar tiempo a conocernos, a saber lo que podemos aportar al mundo, y después, cuando ya nos conocemos y nos amamos, compartir ese amor con los demás -y esto se puede hacer como dices, de diversas maneras-. El mundo es bello, la vida es bella. Hay desgracias y horrores a los que no podemos dar la espalda o por lo menos olvidar, pero como dices, hay cosas que no podemos cambiar. Si nos centramos solo en eso, nos frustraremos y deprimiremos. Más bien, brillemos desde el amor y hagamos desde donde estemos un mundo mejor con las personas que nos rodean 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. Es cierto, ni podemos controlar todo lo que pasa en el mundo ni responsabilizarnos de eso. Creo que sí se puede poner un grano de arena en la medida que cada uno pueda para intentar mejorar este mundo y los actos altruistas como los voluntariados pueden ser una buena forma. A pesar de todo lo malo que hay siempre veo el vaso medio lleno. Creo en las personas y todo lo bueno que de ellas puede venir. Un gran abrazo amigo. Muy buena reflexión.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.